El Desarrollo Urbano del Siglo XX

Por: Zully Anallely García Merodio.

La primera mitad del siglo XX, hasta la segunda guerra mundial, es una etapa de transición entre la ciudad industrial “primitiva “y la formación de las extensas y multiformes áreas metropolitanas. El modelo de ciudad industrial densa y compacta comienza a modificarse en cuanto se crean y amplían las posibilidades del transporte intraurbano, colectivo y privado.

En la historia de la ciudad se alteran y superponen los momentos y los fragmentos planeados y los desarrollados de manera espontánea u orgánica.

El crecimiento extensivo de las grandes ciudades no ha sido el único fenómeno del cambio urbano operado a lo largo del siglo. La transformación más relevante ha consistido en el cambio de escala experimentado en el sistema urbano, produciéndose un proceso de expansión que no sólo ha desbordado los límites administrativos tradicionales, sino que también ha llegado a invadir regiones enteras.

Ilustración 1 : La Ciudad Industrial.

La revolución en los transportes, fruto de la irrupción, primero, de los ferrocarriles metropolitanos y, después, de la generalización del uso del automóvil, permitió la progresiva separación de la residencia y del trabajo, generando un imparable proceso de suburbanización.

La dinámica de las metrópolis a lo largo del siglo XX ha aparentado un crecimiento infinito. Sin embargo, la mayor parte de los analistas urbanos intuyeron, ya hacia mediados de los 70, signos de agotamiento en el crecimiento de las grandes aglomeraciones urbanas.

A pesar de que la metropolitanización ha caracterizado en buena parte el desarrollo urbano del siglo XX, en Europa y América del Norte la expansión urbana ha evidenciado, ya desde hace varias décadas, signos de evidente ralentización y agotamiento.

Primero fueron los grandes centros metropolitanos los que empezaron a perder población, pero, más adelante, fueron las metrópolis enteras las que denotaron síntomas de desaceleración del crecimiento, que llegó a ser negativo en algunos casos

  • Inner London, por ejemplo, que en 1901 tenía 4,536,000 habitantes decayó, en 1981, a 2.426.000
  • Manhattan, que en 1910 había alcanzado los 2.332.000 habitantes, redujo su población a 1.428.000 en 1980
  • Incluso ciudades tan dinámicas como Tokio, la primera metrópolis mundial en cuanto a sus dimensiones, se ha visto sometida a ese fenómeno, pasando de 2.186.100 habitantes en 19101 a 775.000 en el año 2000.

El proceso de urbanización contemporáneo se caracteriza, por tanto, por la extensión de las redes de urbanización a prácticamente todos los rincones del mundo desarrollado, habiendo determinado, a lo largo del siglo XX, la progresiva disolución de la diferenciación existente entre las metrópolis y el resto del territorio, así como, en el interior de aquéllas, entre el centro y la periferia metropolitana:

  • La “periurbanización” (crecimiento extensivo de la periferia metropolitana)
  • La “rurubanización” (urbanización de los territorios “no metropolitanos”)
  • La “ciudad difusa”
  • La “metápolis”
  • Las “edge cities”

¿Ha cambiado esta tendencia al iniciarse el nuevo siglo?

Ilustración 2: Transporte en la Ciudad Industrial.

Los indicadores demográficos de los últimos diez años del segundo milenio sugieren una reversión del proceso de decaimiento de los centros metropolitanos. En Nueva York, por ejemplo, la población del county central – Manhattan- creció en un 3%, mientras que la ciudad central lo hizo en 9,8%, ligeramente por encima del crecimiento de su CSMA. Con ello hoy la gran manzana es casi tan populosa como en 1970. Algunas ciudades centrales también denotan una inflexión en su decrecimiento tendencial o una desaceleración de dicho declive demográfico. Por ejemplo, Chicago que de 1980 a 1990 perdió un 7% de su población.

¿Qué es lo que puede estar reivindicando el fortalecimiento de las metrópolis, y muy particularmente de sus centros? Una hipótesis subyace en lo que se ha llamado la ‘nueva economía’ un conjunto de actividades nuevas o renovadas que se basan en la utilización de tecnología intensiva en conocimiento. La ciudad es por antonomasia el sitio que resguarda la riqueza de las naciones, el patrimonio cultural e histórico, y toda clase de capital, incluido el que protagoniza este nuevo estadio, el capital humano.

En la era de las telecomunicaciones coronada por Internet se esperaría que dichas actividades, que manejan básicamente información, se emplazaran en cualquier parte del territorio siempre y cuando se garantizara un acceso a las redes telemáticas. Paradójicamente, parece ocurrir lo contrario, porque el mecanismo ulterior que subyace bajo su funcionamiento es la innovación. Y ésta a su vez se basa en el intercambio de conocimiento verificado en su expresión más sutil, la interacción personal y el aprendizaje tácito.

La Ciudad del Conocimiento para ser el nuevo paradigma urbano del Siglo XXI(Roca Cladera, 2010)

 

BIBLIOGRAFÍA

Roca Cladera, J. (2010). El fenómeno urbano en los siglos XX y XXI: nuevas tendencias del desarrollo urbano, 18–19. Retrieved from http://upcommons.upc.edu/revistes/handle/2099/12720

REFERENCIA DE IMÁGENES:

Figura 1: Fuente: https://blogvidaurbana.files.wordpress.com/2017/07/91281-0050-65-paralel2b2b1905.jpg

Figura 2: Fuente: https://lucymartinezsite.files.wordpress.com/2016/06/fotografia-de-si-xix-y-xx.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s