Alberti, León Battista

Principal arquitecto y urbanista del Renacimiento. Escribió “De re aedificatoria“ Es considerado un artista utópico y de transición. Es el principal visionario y promotor de la Ciudad Ideal. Su modelo en forma de estrella ejerció gran influencia en otros arquitectos de la época y aún en los actuales, principalmente relacionado con la arquitectura militar. Un ejemplo en nuestros días es el Pentágono en los E.U.

Anuncios

El Canon del Moderno

El Moderno se caracteriza por introducir un nuevo vocabulario al mundo de la arquitectura, tan importante quizá como el de los Orígenes Clásicos y el del Renacimiento. Este nuevo lenguaje pronto se propagó por el mundo. Su fuerza impactó en la primera mitad del siglo XX,  y su evolución hacia el Deconstructivismo y el Postmoderno llega a principios del s. XXI. El lenguaje propuesto nace por la posibilidad de crear nuevos edificios con materiales más livianos dada la introducción a la arquitectura del acero, el concreto armado, los paneles de vidrio… Esto permitió la creación de edificios con claros más grandes entre columnas (más de 117m), y alturas jamás logradas (más de 305m). Este nuevo lenguaje genera los siguientes cánones: La simplificación de las formas, el uso de las líneas curvas, la ausencia de ornamentos, paredes con superficies planas, el uso de grandes ventanales enmarcados con metal. Se introducen también los siguientes preceptos: “Menos es más” “la forma sigue a la función”,  “la casa es una máquina de habitar”, y “el espacio mínimo necesario”. Heredan de las Vanguardias el deseo de experimentación e introducen preceptos dados en: El cubismo, Expresionismo, Neoplasticismo, Futurismo etc… Conservan del pasado arquitectónico: La eficacia manifiesta en la resistencia, las cargas estructurales y la estética. En conclusión; todo ello generó un movimiento dinámico donde cada obra es única. Es la corriente del Moderno la que terminó en definitiva por acabar con el vaivén arquitectónico visto desde los orígenes hasta la Revolución Industrial, basado en materiales pesados como cantera, mármol, ladrillo y que fueron sustituidos por materiales livianos que perduran hasta nuestros días en el s. XXI.

Revolución Arquitectónica del Renacimiento

La revolución arquitectónica inició en Florencia, Italia en el  siglo XV. Inicia con la cúpula de Santa María de las Flores creada por Fillipo Brunelleschi. La importancia de la obra radica en la revaloración de la arquitectura clásica grecorromana pero con una libertad artística, por parte del arquitecto. La respuesta creativa al problema de la cúpula de la Iglesia fue la fuente de inspiración para muchos de los arquitectos, quienes vieron las siguientes necesidades:  El arquitecto había dejado de ser artesano y se había convertido en un profesional del diseño. Debía de ser revalorado por la sociedad y adquirir un estátus de elite dentro de ella. Para lograrlo necesitaba ser educado en temas de política, historia, artes, ciencias, en sí, un verdadero humanista acorde con los tiempos. Debía dejar el control gremial del medievo y el anonimato para lograr sorprender al mundo con sus obras y estilos, por ello; el Renacimiento se encuentra lleno de nombres de artistas sobresalientes cercanos a Papas y personas acaudaladas. Existió la necesidad de escribir cánones y tratados sobre arquitectura, pues el último valorado data de Marco Vitruvio del s. 1 a.C. El primero en realizarlo fue León Battista Alberti con su “De re aedificatoria”. quién siguió los pasos de Vitruvio y por su afán didáctico de las matemáticas logró sintetizar muchos conceptos a reglas que predominarán en todo el Renacimiento repercutiendo hasta América,( le siguieron:  Vignola y Andrea Palladio). En cuestión constructiva la tendencia renacentista logra hacer que los edificios representen el poder económico y político; que la construcción sea una labor democrática donde el usuario y el inversionista puedan participar de las decisiones del arquitecto al momento de planear la obra, (situación que perdura hasta nuestros días). Por último y de forma aún empírica y siguiendo el objetivo renacentista de que el hombre sea consciente de su espacio, se introdujo el estudio del impacto de la obra con su entorno.

Santa María del Fiore

Basílica de Santa María de las Flores primera obra arquitectónica del Renacimiento Italiano sobresaliente por su cúpula.

Catedral renacentista sobresaliente por su  decoración, cúpula y tamaño. Se encuentra localizada en el centro de la ciudad. Simboliza el poder económico, político y religioso de Florencia sólo igualado con el de Pisa y Siena en el s. XII y XIII.

Con esta obra se da inicio al Primer Renacimiento Italiano en la Arquitectura ya que su construcción duró más de 170 años y tiene claras muestras del cambio entre el Románico, Gótico y Renacimiento. Su construcción inició en el año 1296 y terminó en el 1446 d.C. En su construcción participaron una gran cantidad de arquitectos y escultores de reconocida fama como Brunelleschi y Donatello…

La obra se caracteriza por estar su fachada recubierta en el su totalidad de mármol blanco de Carrara además de pequeñas líneas de detalle en  rojo y verde. Cuenta además de dos puertas labradas en bronce conocidas como “las Puertas del Paraíso”. En su interior tiene la capacidad de contener a más de 30.000 personas, haciéndola la Basílica más grande de la época y destronada sólo por la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Se caracteriza por un campanario de 82 metros de alto pero a pesar de su belleza, la cúpula de ladrillo  rompe con toda la unidad anterior es la más alta y pesada jamás construida hasta el momento en toda la historia de la humanidad.

Grande fue el reto constructivo de la cúpula, se tuvieron que crear nuevas herramientas para facilitar el trabajo de albañilería como por ejemplo las grúas creadas por el propio Fillipo Brunelleschi-. La innovación de la planta octogonal  permitió que fueran innecesarios los  andamios de madera lo que abarató el costo, e hizo menos molesta su construcción. La cúpula resultante alcanza una altura máxima de 114 mts. Termina en un círculo perfecto que al igual que su fuente de inspiración (el Panteón en Roma), permite la entrada de luz y aire al recinto. Se requirieron más de 4 millones de ladrillos equivalentes a 37 tons. métricas para su construcción. La obra en general sufrió grandes contratiempos como la muerte de sus grandes maestros constructores, cambios de patrocinadores,  pero el más importante fue por la causa de la Peste Negra que afectó a Florencia en el 1348. El único accidente considerable que ha sufrido la Catedral es que en la cúpula se instaló una linterna octogonal a manera de remate pero que en su exterior la pieza original fue recubierta por cobre, por lo que un rayo en el  1600 lo derribó, teniéndola que sustituir años más tarde y con otro estilo. Hoy es el principal centro atractivo de la ciudad pero no puede ser apreciada totalmente en su cercanía, por lo que se aconseja asistir a un mirador cercano a la ciudad  para poderla apreciar en todo su esplendor.